Noche de Oscar


posted by Karen

3 comments

Es inevitable tener una faceta light. Es más, yo creo que hasta es sano tenerla. El que diga que no se rió con Loco Por Mary o que no ve teleseries, claramente está mintiendo.

Y yo tengo varias...Una de ellas es E! Entertaintment Television. Inevitablemente caigo en ese canal cuando hago zapping, en especial cuando ando cerca de El Gourmet, y lejos mi día favorito es la entrega de los premios Oscar. De más está decir que me encanta el cine. Los que me conocen pueden atestiguarlo. Tengo buena memoria para aprender los nombres de las películas, de los actores y los premios que lograron (obviamente, lo mismo sucede con las series de Sony y los capitulos de Sex and The City. Puedo describir la ropa de Carrie como si estuviera colgada en mi clóset).

La Noche de Oscar tiene que contar con un buen tarro de papas fritas Pringles, mi Coca Cola (no me gusta el trago, aunque la Smirnoff Ice podría convertirme en alcohólica) y el control remoto.

La carrera comienza con el anuncio de los nominados. Desde ese momento, la Fiebre del Oscar se apodera de mí y tengo que ver la mayor cantidad de películas nominadas que pueda.

El día de la ceremonia, me siento desde temprano frente al televisor para ver todos los programas especiales que den...los making of, biografías de actores y la llegada por la alfombra roja para ver los vestidos de las actrices. No traten de entenderme en esta afición. Forma parte de mi larga lista de placeres culpables.

Es cierto que el Oscar no necesariamente representa lo mejor del cine. Hay tantas películas y actores olvidados y ¿cómo elegir sólo una entre cientos? Los Angeles al Desnudo era una obra maestra, pero ganó Titanic (tengo la explicación para eso, pero la daré otro día). Pero la expectativa es la misma e igual no puedo evitarlo.

¿Quién no soñó alguna vez con agradecer a la Academia, con el Oscar en la mano, un vestido vaporoso tipo Grace Kelly y decir que "es un gran honor sólo el haber sido nominada"?.

Así, gocé cuando Russell Crowe ganó por esa maravilla que es Gladiador, celebré los premios que recibió el Señor de los Anillos, me indigné cuando Russell Crowe no ganó por Una Mente Brillante (¿ven algún patrón aquí?) y cuando Sensatez y Sentimientos sólo se llevó el premio al Mejor Guión Adaptado.

Pero tal vez uno de los mejores momentos fue cuando pude ver la ceremonia sin los estúpidos y muchas veces ignorantes comentarios de los conductores (a excepción de esa enciclopedia ambulante que es Mariano Silva, el único experto de expertos en cine), ni la horrorosa traducción simultánea que incluía la espantosa frase “ehhh, eso no puede traducirse, es un chiste local”. TNT salvó mi vida en la Noche de Oscar.

Este año, estoy recién empezando la carrera y estoy bastante atrasada. Esta semana seguramente la ocuparé para ponerme al día y haré de Hoyts y Cinemark mi segundo hogar.

La verdad, no puedo esperar al 27 de febrero. Pero, por favor, no me llamen, porque no voy a contestar.

3 comments