Un día de furia


posted by Karen

9 comments

¿Qué es lo que lleva a alguien a enajenarse contra otra persona? Ayer me sentí vulnerable ante una situación que jamás se me había pasado por la cabeza...un tipo me pegó en la calle.
Suena extraño. No fue un golpe en la cara, nadie me tiró al suelo ni me agarró a combos. El fulano en cuestión iba pasando por mi lado y, sin que mediara aviso, me pegó con el puño en la pierna lo que, debo decir, me dolió bastante.
Apenas atiné a darme vuelta, con el lagrimón asomándose por mis ojos y a mirarlo...él siguió caminando y miró hacia atrás, con una expresión que no voy a olvidar en un buen tiempo. Una expresión de rabia y también algo de locura. No le dije nada, aunque tenía ganas de gritarle de todo.
Todo esto ocurrió a la salida del metro Los Leones, en Plaza Lyon, camino habitual hacia mi casa.
O sea, uno no sólo tiene que preocuparse de no ser asaltada, de agarrar bien fuerte la cartera y no sacar el celular en la calle. Ahora, hay que preocuparse de locos que andan pegándole a las personas...porque supongo que no fui la única.
¿Qué le pasa a la gente? El fin de semana el administrador de un café, enajenado, estuvo 2 horas amenazando con cortarse las venas con un cuchillo carnicero y de paso destruyó el local, a vista y paciencia de todos los canales de televisión. Todos los diarios hablaron de “El Día de Furia” del sujeto. ¿Será el smog que está afectando la conducta? ¿El estrés de la ciudad? Lo único que se es que, después de esta poco grata experiencia, cada vez más quiero irme al sur. Y los planes siguen avanzando.

9 comments