Moving on

Ayer, camino a mi casa, se me cruzó un gato negro. Hasta ahora, no ha pasado nada trágico, pero confieso que me preocupé tomando en cuenta lo difícil de la última semana.
La oficina ya está llena de cajas y cintas para embalar. Todo listo para un cambio que lleva tres meses de atraso. Pero el piso nuevo está para foto de “Vivienda y Decoración”. Así que no me quejo. Además, ahora tengo oficina para mi sola. Con puerta y paredes y una ventana que da a El Golf. Y nuestra escenografía quedó increíble.
Pero esto de los cambios me pone nerviosa. No sólo porque ahora Starbucks me quedará al frente –un atentado contra mi bolsillo y mi estómago-, sino porque siempre está ese supuesto de que ahora “todo va a mejorar”.
Desde hace meses, la frase típica es “pero en la oficina nueva esto no va a pasar” ...parece que todos los males de la humanidad se van a curar con este cambio.
Los muebles van quedando vacíos y esa sensación de que termina una etapa comienza a afectarme. Es mi segundo cambio en menos de un año. Segunda vez que embalo cajas y boto cachureos. Mi jefe insiste en que este cambio nos hará bien a todos que, de partida, ya no estaremos tan apiñados. Es un día extraño, como antes de salir a vacaciones. Todos andan de jeans y zapatillas. Voy a echar de menos la mesa de dinero. El lunes me bajaré en otra estación de metro. Almorzaré en otros lugares. Todo nuevo. Viva el cambio.

Comments

Qué bien, yo creo que es importante trabajar en un lugar donde no estés hacinada con la gente, y si el cambio te trae espacio, aire y gusto, pues... bienvenido cambio, verdad? Lo malo es cuando el cambio se convierte en rutina, y provoca esta terrible sensación de provisionalidad eterna...
En fin, en fin
Un besote enorme
katinita said…
Hi,

Gracias por la visita, besos. Y suerte en la ofi nueva donde nada malo va a pasar, parece.
Roberto said…
Es que uno a veces anda pensando en que "lo mejor está por llegar" y cuando esto pase, y esto otro llegue, y lo de más allá suceda...
No creo que esté mal, pero vivir muy pegado en eso no es tan ok.

Y a mí se me cruza la princesa Michi, negra como la noche, mil veces al día... y cero problema.

Beso Karen, happy moving!
Ceci said…
Se siente raro. Haces la misma pega, rodeada de las mismas personas y, por primera vez, sientes que nada es igual, aunque lo es.
Vas a ver como te acostumbras rapidito. Y nada mejor que las oficinas para una sola (hablo desde mi satisfactoria experiencia de jefa ermitaña, de puertas abiertas, pero cara de “ocupada, no molestar” 24/7).

Besitos,
Ceci

PS: ¿Starbucks en Chile? ¿Cuántos miles de pesos cobran por un simple café? Me gustaría saber si hay bolsillos que resistan el glamour de enriquecer las arcas de Gringolandia….Sin ánimos de ofender.
Magdalena said…
Starbucks, es tan caro ... pero inevitable.
Hoy pasé por ahí, Y Ceci no queremos enriquecer las arcas de gringolandia ( también lo haces al tener un blog), lo único que queremos es no ser obsesas con esos galletones que derretidos nos obligan a pedir perdón
Karen said…
Hasta el minuto todo va bien...aunque todavía hay cajas, cientos de cajas por desembalar....todavía no me tiento con Starbucks...a $1.600 el café chico hay que cuidarse de esas tentaciones.
Elisa, una vez me dijeron "no hay nada más eterno que lo provisorio". Qué gran frase...acá lo provisorio serían las cajas-guardatodo.
Magdalena, que bueno tenerte por estos lados. Welcome!
Roberto, el blog de Michi me mató. Si yo apenas puedo actualizar el mio!!
Abrazos
k.
Ceci said…
Esos galletones... Ayy! Entiendo, pero me mantengo firme (todo poque acá millones de alternativas al Sturbucks, je!)
SERGINHO® said…
mmm cambios... cambia todo cambia decia la negra sossa...

saber "adaptarse"... eso es mas complicado... pero los cambios son entretenidos... cambiar de aire.. de espacio.. de vista... suerte con eso¡

daba una vuelta y primera vez que entro a tu blog.. me gusto... espero k no sea la ultima..

cuidate... nos leemos..

atte
plenu said…
Todods los cambios traen aire nuevo. Si estoy de acuerdo en que es una lata embalar y desembalar a cada rato. Ojalá esta vez la permanencia sea mayor, los restoranes sean mejores y más baratos y la vista sea bonita... ah, veo que estás cerca de Isidora Goyenechea... El Coffe factory es una buena alternativa si quieres variar el Starbucks. No se te ocurra ir a tomar un happy hour al Brannigans... ahí me sirvieron el peor mojito que he tomado en mi vida... de hecho, no pude tomarlo.
Saludos.
Karen:

Por lo que veo somos vecinos, estoy calculando el edificio, y la ventana.Vengo a una oficina en Isidora Goyenechea, y me imagino que es la misma calle. Será el mismo número...Pregunto yo...


Saludos.,


Libardo Buitrago
Hola Karen. Gracias por tus saludos y tu visita a mi blog. La verdad que existe otra bitacora de 100 páginas en word, archivada en mi PC con mis historias universitarias en Alemania, mi trabajo en Sony Europa y en una ONG ambientalista, etc. Pensaré como incorporarla sin que sea un verdadero ladrillo para los visitantes. Me gustaron mucho tus relatos. Espero que nos veamos más seguido. Saludos, felicitaciones por los logros y hasta la próxima.
René
Paz said…
Querida Karen,
soy Paz, la amiga de Ceci que vive en Londres. Con la Ceci y su hermana Angela nos conocemos de que teniamos once anos! Fuimos companeras de colegio. Te imaginaras cuanto las quiero y valoro su amistad, mas aun ahora que fisicamente estamos tan lejos. En fin, siendo tu tan importante para la Ceci, me anime a visitar tu blog... Ahora entiendo porque ustedes dos se entienden tan bien! Felicitaciones por la transparencia, candidez y calida energia que entregas a traves de tu pagina (dan ganas de compartir un cafe y un muffin contigo!). La Ceci me ha dicho que estas muy ocupada ultimamente pero cuando quieras date una vuelta por la isla-bonita.blogspot.com, seras muy bienvenida. Te dejo un carinoso saludo,
Paz.
andreeita said…
Hola,
Tendremos un encuentro blogger el próximo 6 de Agosto...
Están todos invitados
Ver el siguiente link --> http://faunabloggera.blogspot.com/

Popular Posts