Hace 20 años...

Mi mamá siempre recordaba dónde estaba el día que mataron a Kennedy...para mi generación la pregunta típica es dónde estabamos para el terremoto de 1985. Hoy se cumplen 20 años de ese último domingo de vacaciones. Un 3 de marzo en que faltaban pocos minutos para las 8 de la noche. Yo estaba esmerándome en dejar bonitas las cortinas de la "cocina" que estaba armándole a mi barbie con una caja de cartón. Eran rojas de cuadrillé. Mi mamá estaba en su pieza, seguramente leyendo el diario.
Esperando que se secara el pegamento, fui hasta su dormitorio y a los pocos minutos empezó a temblar. Cada vez más fuerte. "Esto es terremoto", me dice. Y me tira al suelo y me cubre. Lo único que recuerdo es que era interminable. Los segundos eran minutos, los minutos horas.
La radio a pilas fue lo único que nos mantuvo comunicadas. No había luz ni teléfono..."Esto es dantesco", decía el locutor. Yo miraba por la ventana y no veía nada fuera de lo normal. Sólo algunos vecinos asustados que habían bajado al estacionamiento. Luego la televisión nos mostrarían los detalles de la tragedia. 177 muertos, miles de damnificados y millones en pérdidas. El puerto de San Antonio destruido. Casas que quedaron hechas escombros. El pavimento levantado en las calles. Aquel edificio de Viña que quedó tan ladeado como la Torre de Pisa. Hasta ese momento, la única catástrofe que conocía eran las inundaciones. Vistas por televisión desde la comodidad de mi casa, pero nunca vividas en carne propia.
Han pasado 20 años y es imposible no recordar hoy ese momento. ¿Dónde estabas el 3 de marzo de 1985?

Comments

Nata said…
Yo estaba en mi pieza, creo que pegando unas láminas de un álbum. Lo que no voy a olvidar es que mi papá tomó a mi mamá, que estaba en el jardin, y la llevó a la calle. Yo sola atravesé el living hacia la puerta, mientras los libros y mil chiches de porcelana de mi mamá caían al suelo. Mi hermana, tan perdida como yo, había quedado sola en la calle con sus patines puestos. No habían pasado 10 minutos y en medio de las réplicas y el caos ya íbamos en el auto camino a la casa de mis abuelos, preocupados por el estado de su antiquísima casa al otro lado de Santiago. Durante el trayecto (que recuerdo muy vagamente) vimos de todo: casas abajo, gente muy asustada, por toda la ciudad, en todas las comunas. Hay pocas cosas tan rotundas como un cataclismo, nos toca a todos.
Clapton said…
Yo que hacía??? creo que jugaba a ser superman con mis hermanos cuando comenzo todo. Bajamos la escalera a velocidad de super héroe y a mi hermano mayor le callo un macetero en la cebeza (menos mal que el era superman en ese momento)Mi mamá nos sacó al jardín y nos obligó a jugar a la ronda (horror)para que pensaramos que la tierra estaba jugando...error, no le temo a los temblores, pero...odio jugar a la ronda
Clapton said…
Horror!!! puse callo del verbo "que feo mis pies" disculpen el error de ortografia. Peor es el juanete.
♥LadyPaula♥ said…
Gracias Karen por tus palabras en mi blog... a veces cuesta encontrar quien entienda tus sentimientos... recibi tu abrazo en el momento justo porque en 1 hora mas me voy a casa de mi abuela para ir al cementerio.
Un abrazo tambien
Paula
Ceci said…
Qué buen post. Me trajo tantos recuerdos que hoy hasta me dan un poco de risa. Por ejemplo, me acordé que mientras temblaba, mi mami, hermana y yo arrancamos al pasillo donde tres cosas me hicieron olvidar que dentro de nuestro departamento los vasos saltaban de los estantes, estrellándose contra el piso, mientras las lámparas se azotaban contra el techo y que mi gato había desparecido cinco minutos antes de que comenzara el temblor.
1) Se quebró la Copa de Agua del edificio. Por ende, mientras temblaba, yo veía caer agua y pensaba “este debe ser el fin del mundo” Y, en lugar de asustarme más, trataba de imaginarme si alcanzaría a ver a Dios o algún angelito antes de morir aplastada o ahogada en el nuevo diluvio universal.
2) Una vecina quería tirarse por la ventana y mi otro vecino la tenía agarrada del sweter, mientras mi mamá rezaba y mi hermana, con su desubicado sentido del humor (o quizás lo hacía por una buena causa?), le decía a la Sra. Fanny que no se suicidara, agregando: “para qué cometer pecado si nos vamos a morir igual.”
3) En el piso de abajo, otro vecino más, un caballero de 70 años muy formal a quien el terremoto lo había pillado dándose una ducha, se necontraba en el pasillo, totalmente desnudo, pero con su sombrero bien puesto.

Lamentablemente, para las réplicas no tuve distracción alguna y el pánico se apoderó de mí.
Roberto said…
El 3 de marzo de hace 20 años estaba moviéndome. Y harto. Y hoy, 8 de marzo, te paso a saludar. Hoy es un día especial, la mitad de la humanidad celebra el día de la otra mitad.
Beso cariñoso Karen.
R.

Popular Posts