La gran ballena blanca


posted by Karen

2 comments

Ayer fui a ver a Moby. En algún momento pensé que ya estaba demasiado vieja para conciertos. Pero no. Debo decir que la gente fue el punto más bajo de la noche y no fui la única que tuvo esa opinión. Más de 10 mil...y entre ellos, mucho quinceañero en mal estado...Casi me costó una pelea con Chris, porque a la segunda canción (ni siquiera se cuál era, porque no escuchaba ni veía nada), ya estaba apestada de hacerles el quite.
Así que decidimos cambiar de lugar e ir hasta el final del Espacio Riesco en donde la gente parecía más cuerda, se podían ver las pantallas, y había espacio para bailar sin que nadie te aplastara.
Como bien me decía mi amigo Lemut, desde donde estábamos, Moby era apenas una hormiga cabezona y albina. Un puntito rodeado de luces que se movía sobre el escenario. Pero se escuchaba bien, a diferencia de Miranda! (sin contar la guitarra de Lolo, claro). Y pude bailar las canciones que más me gustan. Moby es Play. Y South Side es mi favorita.
Ahora, tendremos que seguir escuchando a Moby en las radios una y otra vez, hasta cansarnos...seguramente subirán las ventas de su CD. Y a esperar el próximo concierto. El jueves, Avril Lavigne cortesía de las entradas que la Fanny se ganó en La Tercera.

2 comments