Ex - traño


posted by Karen

3 comments

En una ciudad tan grande y con tantos habitantes, uno no debería encontrarse con los “ex”. Y menos para las Fiestas Patrias. El problema es que uno no puede bajar la guardia. Yo debería haber estado con mi mejor ropa, mi mejor pelo, y el “anillo de poder” en el dedo …bueno, gracias a Dios, estaba con Chris... comiendo algodón de azúcar.
No voy a mentir. El encuentro me dejó nerviosa. Pero nerviosa por haberme topado con una persona a la que no veía hace cinco años, que tuvo mucha importancia en su minuto y que, más encima, me presentó a su señora. Lo curioso es, después de tantos años, ver que está más pelado y más avejentado. Lo vi pequeño, cuando yo lo recordaba enorme. Alto. Y no lo digo de picada, al contrario. Me pregunto también si me habrá encontrado más vieja o habrá dicho "¿pero qué le vi?".
Cuando terminamos, vivía pendiente de encontrármelo en algún lado. Ya fuera frente a frente, como en las páginas sociales del diario, anunciando su matrimonio. Hace unos meses, cuando supe que se había casado, no sentí nada en el estómago. Nada. Esa era la prueba irrefutable de que él ya era pasado. Claro que a esas alturas, daba un poco lo mismo.
Chris me sacó en cara todo el resto de la tarde, que no lo había presentado como “mi novio”. Si viviera en Estados Unidos, habría dicho “my fiancé”. También me comentó que cómo podía haber tenido tan mal gusto. Ja. Yo no conozco a ninguna de sus ex, y no quiero conocerlas tampoco.
En resumidas cuentas, el encuentro fue breve y cordial. Ex-traño. Debo haberme puesto un poco colorada. Después, seguí caminando y mirando para todos lados, por si me los topaba de nuevo. Y con las manos que me picaban por marcar algún número de teléfono y contarle a mis amigas.

3 comments