I (heart) NY


posted by Karen

7 comments

Lunes 13. New York me recibe con frío y tormenta de nieve. Las calles están congeladas y hay que tener cuidado de no caerse o meter la pata en algo que parece hielo, pero es una poza enorme de agua helada. Por la mañana, conocí por fin la ONU. Realmente me emocione, pensando en la historia del lugar. Durante poco mas de una hora, salí de USA y estaba en territorio internacional. El edificio es antiguo, pero tiene su magia imaginar a los dignatarios caminando por ahi. Ver la sala enorme de la Asamblea General y pensar en Kofi Annan, en los representantes del mundo decidiendo sobre el futuro del planeta. Y obviamente, es imposible no pensar en Nicole Kidman en su papel en la Interprete. En todo el recorrido, mi cámara fue mi gran amiga. Y el frío. Mas tarde salí a caminar y entré a perderme en la Grand Central Station. Enorme, agitada, antigua. Un mar de gente corriendo para tomar a tiempo el tren o el metro. El techo del anden principal es el zodíaco. Lámparas enormes cuelgan del techo. Todo es un remolino. Era la forma también de capear el frio y recordar el recorrido que hice hace varios años atrás por esas mismas calles. Como la bibilioteca estaba cerrada, seguí caminando por la 42 hasta llegar a Broadway. Ya estaba oscuro...y Times Square brillaba en todo su esplendor. Letreros de Kodak, de los musicales, el Nasdaq y MTV. Era difícil mantener la boca cerrada...una vez mas, las luces y los colores me encandilaron. En un minuto, me detuve a mirar las pantallas y pensé “estoy en el centro del mundo en este preciso instante”. Eso fue grandioso. Y las tiendas... mención aparte, Sephora, Toys R Us, Virgin Records. Imposible no perderse en ellas. Pero tuve que correr para llegar a tiempo a juntarme con la Cata. Después de pasar a comprar un necesario café y una galletita a Starbucks, corrimos hasta el teatro a ver Barefoot in the Park. De más está decir que me encantó la obra y nos reímos muchísimo. Actuaba Amanda Peet.

Valentine´s Day. Valentine´s sin Chris...lo he recordado todo el día, mientras pasan por mi lado los repartidores cargados de flores. A pesar de que nunca me ha importado esta fecha, me gustaría que estuviera aquí, conmigo, conociendo esta ciudad increíble.
Estuve patiperreando, con cero grados brrr...Recorrí todo Midtown. Llegue hasta Rockefeller Center, donde patinaban al ritmo de Luis Miguel. La pista tenia unos corazones rojos...no pude dejar de entrar a San Patricio y aproveché de quedarme a la misa y rezar un rato. Por mi mama, mi Chris, mi familia, mis amigos y, en especial, por la Ceci. Me junté a almorzar con la Cata y tras descansar un rato, encaminé mis pasos hacia Central Park. Un espectáculo, todo blanco. Monos de nieve, parejas paseando tomadas de la mano. Era algo difícil caminar sobre el hielo, y no pude avanzar mucho...además, estaba algo cansada debo admitir. Saqué muchas fotos...de ahí, paseo obligado FAO Schwartz y el pianito de Big, y Tifanny´s ...Seguí caminando por la Quinta y entrando a todas las tiendas maravillosas. Abercrombie un espectáculo. Llegué con los pies desechos... En la noche comimos en casa con Mónica, una amiga de la Cata. Celebramos con tallarines chinos y galletas. Y a dormir...zzz.

Milestone: ser la única en Sacks Fifth Av. sin una cartera con logo.

Miercoles 15. Demasiado cansada...quise ir al distrito financiero, pero no me dieron los pies ni la espalda y sentí fuerte el carnet de identidad. Comencé a caminar, aunque pensaba tomar el metro, pero quería conocer la biblioteca y mirar las lámparas verdes de Gus. Ahí me di cuenta de lo cansada que estaba. Después caminé hasta el Empire State, para subirlo por segunda vez y ahora tomar fotos. Mucho viento. Mucha gente. Muchos souvenirs. Muchos guardias y detectores de metales que no recuerdo haber visto en 98. Tarde de shopping...Times Square. GAP. Por fin, GAP. En la noche vimos una película, bien marmotas. Comiendo papas fritas y arvejitas chinas!

Jueves 16. Hoy me emocione al ver el edificio del NYSE. La bandera americana, las columnas blancas. Y, como lo prometido es deuda, me saque la prometida foto en Wall Street. Y también con el toro...al que le desee buena suerte, por el bien de todos. El edificio es maravilloso, pero esta rodeado de policías. Imposible no recordar el 11 de septiembre de 2001. La mañana estaba linda. Cálida. Cristalina. Todavía queda nieve en los parques y las ardillas juegan sobre ella. Battery Park. Comer un hot dog mirando la Estatua de la Libertad. ¿Puede haber algo mejor? Me demoré en encontrara la Zona Cero...y recordar ese día me dio escalofríos. Ya han pasado casi 5 anos y la gente camina por el lado ya sin mirar...ya no quedan escombros. Pero queda el recuerdo. Siempre. De ese momento terrible. Después de un brevísimo paso por Century 21 (era peor que caminar por Patronato), tomé el metro hasta el Upper East Side. Justo donde queda el Resevoir en Central Park. A poco metros, el MET. Me demoré una hora en encontrar la galería de los impresionistas...y nuevamente gocé con Monet y Van Gogh. La Traición de Pedro, de Caravaggio me dejó sin habla. Después de comer otro hot dog y tomar una limonada sentada en las escaleras del MET, comencé una de mis más largas caminatas. Cuadras interminables por Central Park, mientras oscurecía y bajaba la temperatura. A estas alturas estaba en piloto automático. Pasé por Strawberry Fields, el conmemorativo de Imagine...el Dakota Building y llegué hasta Columbus Circle. Y decidí tomar un taxi.

Milestone: Encontrar el edificio donde vivió Jackie Kennedy. 1040 Fifth Avenue.

Viernes 17. Amenazaba con lluvia y partí caminando hacia el MOMA. Lejos lo mejor. Soñé con los impresionistas, "La Noche Estrellada" de Van Gogh, "Las Señoritas de Avignon" de Picasso, Pollock y hasta Roberto Matta. De verdad me sentí privilegiada. Pensé también en cuánto le habría gustado a mi mamá estar ahí. En la tarde algo de shopping y a capear el frío y el dolor de pies en el Times Warner Center. Dan ganas de entrar a cada tienda, porque son todas maravillosas. Williams Sonoma...un sueño.
En la noche fuimos con la Cata a Serendipity 3. Después de 45 minutos de espera para poder entrar y un breve paso por Bloomingdale's, me tomé el merecido Frozen Hot Chocolate. Rico. De película. Salimos con tazón y la receta del postre.

Sábado 18. Aunque con algunos grados bajo cero, había que aprovechar al día. Comenzamos con brunch en Pastis, en el Meatpacking District. Pedí unos Huevos Benedictinos y un capuccino. El lugar, abarrotado de gente. Un bistro francés acogedor y al mismo tiempo ruidoso y de moda. Nice. Había cola para entrar, pero la Cata -siempre previsora- había hecho reservas. Nuevamente, me sentí en el lugar más popular del planeta, aquel a donde “todos quieren ir”.Pero la misión del día era encontrar Magnolia Bakery. Así, en medio del viento y un poco perdidas, caminamos hasta Greenwich Village. Ahí, en la esquina de Bleeker Street y la 11 estaba la pastelería. Prácticamente había que pelear por los cupcakes con glaceados de colores, rosados y celestes, que iban llegando en sus bandejas. Compramos 4 cada una, de chocolate y vainilla...me los comí en la esquina del edificio de Carrie Bradshaw, en Perry St., donde, obviamente, ya me había sacado la foto. Sentada en la escalera. De ahí a SoHo. La búsqueda de la tienda de Apple...otro lugar atiborrado de gente. El sueño de los audífonos blancos y en donde adquirí mis iSocks. Rosados. A esa hora el frío era bastante insoportable y lo único que quedaba era ir de tienda en tienda "calentándose". Tomamos el metro a Union Square...directo a Barnes and Noble. Cinco pisos repletos de libros y gente leyendo en el suelo, como si fuera el living de su casa. Entre ellos, nosotras, mirando libros de cocina. Era literalmente el paraíso.
Salir al frío furioso no fue tan paradisíaco...pero había que conocer el Flatiron Building. Un taxi nos salvó de morir congeladas.

Domingo 19. Ya queda poco para terminar la aventura. Este es un día medio triste. Me encanta esta ciudad. Volvería mil veces. No me importa el clima. No me importa el frío ni los 15 grados bajo cero.
Salimos temprano hacia Central Park, nuevamente. A encontrarnos con Alicia, el Conejo y el Sombrerero Loco.
Ahora, caminé más tranquila por Strawberry Fields, y pude ver de día el Edificio Dakota. Es bastante terrorífico pensar que ahí filmaron el Bebé de Rosemary. Además de pensar en el asesinato de John Lennon.
El almuerzo fue en Gray´s Papaya. A ver si los hot dogs eran tan buenos como dicen. Eran buenos y baratos. Un reconfortante tentempié por 1 dólar y 75. Nada mal. Pero había que regresar a Times Square por fotos...tras “asaltar” GAP, de nuevo, conocí lo que es sentir frío y tener las manos congeladas y adoloridas. Me saqué los guantes para tomar fotos...pero había cerca de 12 grados bajo cero. Nunca había sentido tanto frío en mi vida. La tarde siguió con más compras y caminatas. Y la nostalgia de no saber cuándo regresaré a la Gran Manzana.

Lunes 20. President’s Day. Un frío día feriado. Había que estar después de almuerzo en La Guardia. Así es que comí liviano y compré los encargos que me faltaban. Me dio pena irme, me dio pena despedirme de la Cata, para quien no tengo palabras para agradecerle que me haya invitado. Lo pasé tan bien, conocí tantos lugares maravillosos e inolvidables. Vuelvo a Santiago, pero un pedacito mío se quedó en Manhattan.

7 comments